La EBA se pronuncia sobre el uso de los datos de los consumidores por parte de las entidades financieras

La EBA se pronuncia sobre el uso de los datos de los consumidores por parte de las entidades financieras

El pasado 4 de mayo la Autoridad Bancaria Europea (en adelante, EBA por sus siglas en inglés) ha publicado una consulta relacionada con el uso de las entidades financieras de los datos de los consumidores. La Institución con esta iniciativa trata de recabar información sobre los riesgos existentes en esta materia, al igual que los beneficios tanto para consumidores como para las instituciones financieras. El período de la Consulta se extenderá hasta el 4 de agosto de 2016.

La EBA ha establecido una lista preliminar sobre los riesgos, refiriéndose a la reducción de los costes y una mejor calidad de los productos financieros como ventajas para los consumidores, siendo para las entidades financieras las nuevas fuentes de ingresos y la reducción de costes en actividades como el marketing. Sin embargo, ha identificado serios riesgos como son la asimetría en la información y el uso indebido de los datos y la seguridad, y en este sentido destaca: “La asimetría en la información es especialmente relevante, sobre todo en las transacciones internacionales, donde los requerimientos legales no son del todo claros”.

Las entidades financieras disponen de medios técnicos muy avanzados y medios humanos altamente cualificados, en materia de productos financieros complejos. Cuentan con plataformas de información financiera tipo Bloomberg o Reuters que les aportan datos de mercado para profesionales, no siendo directamente observables para los no suscriptores. El coste de este tipo de plataformas ronda los 2.000 dólares mensuales en su versión más básica, alejándose la posibilidad de acceder, a los mismos, los inversores minoristas.

Por otra parte, explica el documento que las entidades financieras pueden usar los datos de los consumidores con el objetivo de conocer sus preferencias y sus hábitos de consumo para poderles ofrecer productos que se ajusten a sus necesidades, beneficiándose el consumidor al obtener productos de mejor calidad, como consecuencia, de la anticipación en el análisis sofisticado de sus datos. Además, según la EBA esta medida puede ahorrar dinero a las entidades en su actividad de marketing o publicidad, porque la información de los consumidores les puede ayudar en el diseño de sus anuncios y productos de venta.

No todos son ventajas y beneficios puesto que la EBA advierte sobre algunos riesgos para los consumidores, como es el marco en el que los datos personales financiero y personales se proporcionan, al igual que la privacidad o el uso inapropiado de los datos. Los consumidores se arriesgan a que las entidades vendan la información a compañías de marketing sin su consentimiento, constituyendo un beneficio directo para la entidad.

Finalmente, el Documento señala la importancia de la innovación en el uso de los datos porque supone un avance primordial para el desarrollo del mercado y afrontar modelos de negocio como las fintech, esto es, servicios o empresas del sector financiero que aprovechan las tecnologías más modernas para crear productos innovadores.

En este sentido la Autoridad Bancaria Europea ha comunicado en nota de prensa: “Las instituciones que no estén en posición de procesar datos de los consumidores no serán capaces de competir con los nuevos actores de los mercados especializados en el uso de los datos de consumidores”, ha comunicado la institución en nota de prensa. Como inciso final, la Institución europea considera la confianza en el sector financiero como una necesidad prioritaria a satisfacer del cliente, debiéndose realizar con transparencia, libre de manipulación y conflictos de interés.

Artículo de Opinión de Sacristán&Rivas Abogados