Experiencias de un perito informático forense: Validez y eficacia procesal de un dictamen pericial

Experiencias de un perito informático forense: Validez y eficacia procesal de un dictamen pericial

En estas breves notas pretendemos apuntar sumariamente nuestra experiencia en la realización de peritajes en informática desde hace más de una década. Por aquel tiempo se trataba de una labor/actuación bastante desconocida, y en la que en buena medida fui pionero. De ahí mi actividad en España y en múltiples países de Iberoamérica…

En España, cuando sean necesarios conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos para valorar hechos o circunstancias relevantes en el asunto o adquirir certeza sobre ellos, las partes podrán aportar al proceso el dictamen de peritos que posean los conocimientos correspondientes o solicitar, en los casos previstos en esta ley, que se emita dictamen por perito designado por el tribunal. (art. 335 LEC). Además, los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste (art. 340 LEC).

Por un lado, la primera cuestión a analizar en referencia a la validez y eficacia procesal de un dictamen pericial es comprobar que el perito propuesto tenga el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen. Todo ello porque un adecuado asesoramiento a cargo de un perito auténtico puede ser determinante para la favorable resolución del litigio, que, en ocasiones, puede suponer un elevado beneficio económico.

Es recomendable a la hora de encomendar la emisión de un dictamen pericial válido y eficaz que la parte en absoluto proponga a un profesional que carezcan de la titulación oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen; por mucho curso privado (nada oficial) que haya obtenido.

Por otro lado, la incorporación al proceso y la admisibilidad del dictamen pericial como prueba válida y eficaz debe cumplir los requisitos exigidos a cualquier otro medio de prueba; estos son: pertinencia, necesidad y licitud. Respecto a este último requisito, el dictamen pericial lícito es aquel que se ha emitido sin violar derechos y libertades fundamentales.

Por ejemplo, para emitir un dictamen pericial informático lícito cuyo objeto sea realizar un análisis informático del ordenador que tenía asignado para trabajar un empleado dentro de una empresa, sin violar los derechos y libertades fundamentales del trabajador, se deben seguir las siguientes pautas:

  • Es importante la intervención de fedatario público (Notario o Letrado de la Administración de Justicia) para realizar una “adquisición forense de los datos informáticos” del ordenador a analizar, probando técnicamente que la “imagen de datos informáticos adquirida” es completamente idéntica a la original. Ello se prueba calculando el ADN digital (o “clave HASH”) del contenido de los datos del origen y copia/imagen.
  • Para el análisis de datos informáticos (o documentos electrónicos) se debe utilizar un método que garantice que sólo se accede a información relevante al asunto que se examina.

Evitando la intrusión en el contenido de documentos electrónicos que pudieran ser ajenos a la cuestión jurídica que se sustancie en el proceso. Para la localización de documentos electrónicos se debe realizar un filtro selectivo, que consiste en definir una serie de palabras clave (o expresiones relevantes) concerniente al asunto que se examina y que serán buscadas en el ordenador que se analiza. No se realiza una inspección manual documento por documento. No se realiza una lectura de todos y cada uno de los documentos existentes en el ordenador analizado. Con este método se garantiza que sólo se accede a información relevante al caso que se investiga.

Obviamente, con anterioridad a estas 2 pautas técnicas, el empresario debe cumplir con la doctrina contenida en las Sentencias del Tribunal Supremo (26 de septiembre de 2007) y Tribunal Constitucional (7 de octubre de 2013); que se puede resumir en:

  • Establecer un protocolo con las reglas de uso de los medios informáticos o en su defecto revisar el convenio colectivo de aplicación.
  • Informar a los trabajadores de que va a existir control empresarial.
  • Informar a los trabajadores de los métodos de control a usar.
  • Que la decisión de control sea proporcionada.

Por último, la prueba pericial está sometida a la libre valoración, lo que significa que el Juez aplica las reglas de la sana crítica (criterios lógicos y máximas de la experiencia). La libre valoración no significa arbitrariedad, sino que la misma ha de ser objeto de motivación en la sentencia.

Artículo de Eugenio Picón Rodríguez, ingeniero en informática, colegiado nº 9 del Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de la Comunidad de Madrid, socio nº 264 de la Asociación de Peritos colaboradores con la Administración de Justicia de la Comunidad de Madrid (APAJCM) profesional independiente que ejerce como perito ingeniero en informática.

1 Comentario - Escriba un comentario

  1. No quisiera contradecir al experto y conocido perito informático Don Eugénio Picón Rodriguez, al que considero muy capacitado para estas labores.

    Tampoco es mi intención negar la conveniencia de que el perito tenga estudios universitarios superiores y comprendo que los titulados actuales así lo defiendan, pero considero que no es correcto no citar completamente el punto 1 del Artículo 340 de la LEC:

    “340. Condiciones de los peritos.

    1. Los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste. Si se tratare de materias que no estén comprendidas en títulos profesionales oficiales, habrán de ser nombrados entre personas entendidas en aquellas materias.”

    Debo indicar además que hay diversas senténcias de órganos jurídicos superiores en donde se plasma la corrección de el ejercicio del Peritaje por parte de “Personas expertas en la materia”.

    Desde que realizé mi primer peritaje informático, en el año 1987 y en los que he realizado de forma continuada desde el año 1992, nunca he sido objeto de descalificación o tacha, por parte de ningún Tribunal por el hecho de no ser Titulado Superior en Informática, puesto que solo tengo una experiencia de mas de 45 años de dedicación profesional continuada a la Informática y las TIC y no poseo dicha titulación, que por cierto no existía cuando yo estudié.

    Jordi Roca i Marimon – Perito Informático y de Nuevas Tecnologías. Miembro de la Asociación Catalana de Peritos Forenses Colaboradores con la Administración de Justicia. Miembro de Honor de la Asociación Catalana de Peritos Judiciales Tecnológicos.

    Responder

Escriba un comentario