El nuevo modelo de negocio de la banca. Recomendaciones a los inversores sobre productos financieros complejos

El nuevo modelo de negocio de la banca. Recomendaciones a los inversores sobre productos financieros complejos

Dadas las dificultades que atraviesa el negocio tradicional del sector bancario, puesto que nos encontramos ante unos tipos de interés en mínimos históricos que disminuyen los márgenes y los créditos que todavía fluyen de forma conservadora, las entidades tratan de buscar alternativas.

Para sostener sus ingresos, la banca ha jugado con las comisiones de los fondos de inversión, pero la evolución de los mercados y su sistema de valor liquidativo diario ha frenado en seco dicha estrategia.

El cebo para generar comisiones por la venta de productos será, nuevamente, su red de sucursales y los ahorradores cansados del bajo interés de sus depósitos, confluyendo el interés de la banca centrado en los márgenes con la expectativa de un aumento de rentabilidad de los ahorradores.

Sacristán&Rivas Abogados sugiere a los ahorradores extremar las precauciones a la hora de contratar nuevos productos complejos y revisar exhaustivamente la documentación de los mismos.

En el último tiempo se ha producido una migración de los depósitos a los fondos, debiendo tener absolutamente claro, los inversores, que un depósito no es un fondo de inversión, estribando la diferencia en que los primeros cuentan con el respaldo del FROB, cubriendo hasta los 100.000 euros, y el nivel de riesgo es muy diferente.

El desastre del segundo semestre del 2015, y primer trimestre del 2016, ha causado el pánico, ante los funestos resultados obtenidos, entre los clientes bancarios convertidos en inversores de fondos.

Por otra parte, los estructurados están de vuelta a pesar de la mala experiencia vivida en el reciente pasado de los años 2007 a 2012. Productos tóxicos como “Valores Santander”, los bonos estructurados emitidos por Lehman Brothers y los bancos islandeses o los CoCos del Banco Popular y otras entidades, han hecho que las entidades financieras cesen en la comercialización directa de este tipo de negocios, pero no han canalizado a través de otro tipo de formato y productos de riesgo.

La banca se ha lanzado a la venta de depósitos estructurados sin principal garantizado a vencimiento, los antiguos CFAs, y a la colocación de bonos estructurados de renta variable. Ante la situación descrita anteriormente, y la frustración de la estrategia de venta de fondos, el cebo son las expectativas de rentabilidades superiores a las ofrecidas por los depósitos normales, la deuda o la bolsa.

En estos casos, el problema está en los mayores riesgos que asume el cliente, frente a la inversión tradicional en un depósito de principal garantizado, que en muchos casos se incrementa por estar el producto ligado a un crédito, esto es, muy apalancados. Las entidades ofrecen créditos blandos para adquirir este tipo de productos, cuyos intereses son inferiores a los que paga en teoría por el estructurado, por lo que el cliente (el ojo humano) sigue ganando dinero, o al menos se le transmite la ilusión de que ello va a ser así.

El banco rentabiliza estos productos a través de plazos muy largos, porque cobra elevadas comisiones anuales al cliente. Para acercar a los clientes las entidades, pese al recelo de los mismos a la iliquidez, ofrecen cancelaciones anticipadas, debiendo tener en cuenta que éstas tienen penalizaciones, ya que están sujetas al valor de mercado del instrumento, que puede conllevar fuertes pérdidas.

En estos momentos, los estructurados son mucho más arriesgados que los comercializados durante los años de la crisis y que han acabado con fuertes pérdidas para todos aquéllos que los contrataron.

Sacristán&Rivas Abogados recomienda estar alerta ante oferta de productos que ofrezcan grandes rentabilidades, puesto que nos encontramos en un entorno de muy baja rentabilidad de los activos. En este caso, el cliente debe insistir en que le expliquen la naturaleza, características y riesgos específicos de los productos, al igual que las probabilidades de éxito de la operación ante los diferentes escenarios, y en especial, las consecuencias que tendrá si se materializan los escenarios adversos.

El TS ha ido fijando doctrina cada vez más clara, relacionada con la comercialización de productos financieros complejos, estableciendo pautas para la protección de los inversores tanto minoristas como instituciones en virtud de la Ley del Mercado de Valores. Además, recientemente ha fijado doctrina en relación a los swaps recriminado a las entidades la ocultación de información esencial a la hora de contratar un derivado, el conflicto de interés, la aplicación de fuertes márgenes implícitos y el incumplimiento de los principios de transparencia y mejor ejecución (STS nº 747/2015, STS nº 613/2015, entre otras.) Sacristán&Rivas Abogados aconseja a los suscriptores de swaps, collars o cualquier modalidad, revisar las posiciones tomadas en relación a esta cuestión.

Por otra parte, las autoridades europeas han advertido sobre la comercialización de productos financieros complejos. En concreto, la ESMA ha publicado recientemente las Directrices sobre instrumentos complejos de deuda y depósitos estructurados, que entrarán en vigor el 3 de enero de 2017, siendo el objetivo del documento especificar las normas para la evaluación de los productos financieros complejos.

La CNMV también se ha acogido a las directrices de la ESMA, mandando, además, una carta a las asociaciones del sector de la banca para informales que deben mantenerse alerta en sus funciones de supervisión, para que se aplique correctamente los nuevos criterios sobre clasificación de productos complejos a efectos de la evaluación de la conveniencia.

Por otra parte, ha anunciado un proyecto de Circular donde el Supervisor ha creado una lista con seis productos peligrosos para clientes minoristas, que entrará en vigor el próximo uno de julio.

Sacristán&Rivas Abogados recomienda a todos los inversores en productos financieros complejos, que hayan experimentado pérdidas, que acudan cuanto antes a expertos cualificados para valorar sus posibilidades de defensa.

Escriba un comentario