Registro en las propiedades de la familia Pujol

Registro en las propiedades de la familia Pujol

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional registró este jueves las propiedades de las familias Pujol y Sumarroca y de varios empresarios en Madrid y Barcelona en una operación contra la corrupción destinada a destapar el entramado societario y de sobornos tejido, según los investigadores, por los hijos del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol.

El dispositivo, bautizado con el nombre de ‘Hades’, arrancó a primera hora de la mañana. Doscientos agentes participaron en la inspección de una quincena de pisos y empresas vinculadas a Jordi, Josep y Pere Pujol Ferrusola, que formarían un “grupo organizado” dedicado a la evasión fiscal y al blanqueo de capitales, según miembros de la investigación citados por la agencia Europa Press.

Los focos de los registro se centraron en la vivienda de Jordi Pujol. Los agentes permanecieron algo más de tres horas en la habitación ocupada por su primogénito, Jordi Pujol Ferrusola -convaleciente en casa de sus padres por una quirúrgica en un hombro-, antes de llevarse una caja con documentación.

El dirigente, que fuera máximo exponente del nacionalismo catalán, estuvo presente durante el examen de los agentes junto a Cristobal Martell, abogado de la familia. Poco después, abandonó el domicilio en compañía de su mujer, Marta Ferrusola, y de su hijo mayor. Mercé Gironés, exesposa de Pujol, también recibió la visita de las fuerzas de seguridad.

La lista de entradas incluyó la sede de las empresas Iniciatives, Marketing e Inversions, Project Marketing Cat y Active Translation, vinculadas a Pujol Ferrusola y situadas en el número 5 de la calle Ganduxer de Barcelona. La Policía también se dirigó a los domicilios del vicepresidente segundo del FC Barcelona Carles Vilarrubí, del ex vicepresidente blaugrana Jaume Ferrer, y del empresario Carles Sumarroca, cuya familia está siendo investigada en el marco de la ‘operación Petrum’.

Los objetivos en Madrid fueron sido la sede de la empresa constructora Isolux y la casa de su presidente, Luis Delso. Fuentes del caso citadas por la agencia EFE precisaron que no hay previstas detenciones, pero sí la imputación de delitos de corrupción como los de blanqueo de capitales, delito fiscal, estafa y contra el patrimonio del Estado.

Escriba un comentario