Nuevos incentivos a la contratación indefinida y ayudas para trabajadores autónomos

Nuevos incentivos a la contratación indefinida y ayudas para trabajadores autónomos

Por Belén Fraga Fernández. Socia Vaciero Abogados. Área Laboral.

Foto2El pasado 28 de febrero fue publicado en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social.

Dentro de las medidas de índole laboral, destacan dos, las relativas al fomento del empleo indefinido (bajo la denominación “mínimo exento de cotización”), y las medidas relativas a la bonificación para los Autónomos por la contratación de un trabajador por conciliación de la vida familiar.

Por lo que se refiere al mínimo exento de cotización, estamos ante un nuevo incentivo para el fomento del empleo indefinido en cualquier de sus modalidades, sea a tiempo completo y/o parcial, de manera que, si la contratación es a tiempo completo, los primeros 500 euros de la base de cotización por contingencias comunes correspondientes a cada mes quedarán exentos de cotización; si la contratación es a tiempo parcial, y la jornada es al menos equivalente a un 50% de la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable, el mínimo exento se reducirá de forma proporcional.

La medida es de aplicación a los contratos celebrados entre 1 de marzo de 2015 y 31 de agosto de 2016, y el beneficio de cotización se aplicará durante un período de 24 meses, desde la fecha de efectos del contrato, prorrogables durante 12 meses más, en el caso de empresas que en el momento de celebrar el contrato contaran con menos de diez trabajadores, si bien durante este período de prórroga el mínimo exento de cotización será de 250 euros mensuales en lugar de 500 euros (o la cuantía proporcionalmente reducida en el caso de los contratos a tiempo parcial).

Para poder aplicar el beneficio se exigen, como es habitual en estos casos, una serie de requisitos, tales como hallarse al corriente de las obligaciones tributarias y de Seguridad Social; no haber extinguido contratos de trabajo a través de despidos que hayan sido declarados judicialmente improcedentes o despidos colectivos no ajustados a derecho, en los seis meses anteriores a la aplicación del beneficio; que el contrato suponga un incremento del nivel de empleo indefinido y del empleo total en la empresa; mantener ese nivel de empleo indefinido y global en los 36 meses siguientes a la contratación, y no haber sido excluidas del acceso a los beneficios derivados de la aplicación de los programas de empleo.

También como ocurre con casi todos los incentivos de Seguridad Social, se excluyen las contrataciones que afecten al cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por afinidad o consanguinidad o afinidad, hasta segundo grado, así como a los trabajadores que hayan tenido una vinculación previa con la empresa o grupo de empresas en determinados supuestos.

En los casos de aplicación indebida del beneficio se deberán reintegrar las cantidades dejadas de ingresar, con el recargo y el interés por mora correspondiente, si bien en el caso de incumplimiento del mantenimiento del incremento del empleo indefinido y global en los 36 meses siguientes se establece un escalado por el que se reducen los porcentajes de reintegro, en función de la fecha en que se ha dejado de cumplir el requisito, sin que proceda en ese caso el recargo y el interés de demora.

Asimismo, el Real Decreto Ley establece una bonificación para los Autónomos que procedan a contratar a otro trabajador para sustituirles como consecuencia del cuidado de menores de siete años que tengan a su cargo, o de familiares hasta segundo grado de afinidad o consanguinidad hasta el segundo grado, en situación de desependencia, debidamente acreditada.

En estos casos, si el Autónomo permanece en alta, y contrata a un trabajador a tiempo completo o parcial (si bien no inferior al 50% de la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable), con una duración mínima de tres meses, tendrá derecho a una bonificación del 100% de la cuota de autonómos por contingencias comunes, para lo que se tomará en cuenta la base media del trabajador en los últimos 12 meses, y el tipo mínimo. Si la contratación fuese a tiempo parcial, la bonificación se aplicará al 50%.

Esta medida solo es aplicable a los Autónomos que carezcan de trabajadores asalariados en la fecha de inicio de la bonificación y no los hayan tenido durante los 12 meses anteriores.

El contrato del trabajador sustituto deberá mantenerse durante todo el tiempo de disfrute de la bonificación, con un mínimo de tres meses, según hemos dicho. De lo contrario el autónomo se verá obligado a reintegrar el importe de la bonificación disfrutada indebidamente.

Por último, ha de tenerse en cuenta que el Autónomo ha de permanecer de alta en los seis meses siguientes al vencimiento del contrato con base al cual se haya disfrutado de la bonificación, así como que la medida es compatible con el resto de incentivos a la contratación por cuenta ajena que haya en la normativa vigente (es decir, que por un lado se puede disfrutar de la bonificación en las cuotas del Autonómo y, por otro lado, de la bonificación de las cuotas del trabajador asalariado que sea contratado por el Autónomo).

Lo cierto es que las medidas de incentivación de los contratos indefinidos que se han ido aprobando en los últimos meses parece que están surtiendo efecto, y de acuerdo con un informe elaborado por la consultora de Recursos Humanos Randstad, en los meses de enero y febrero de 2015 (durante los que se ha producido una prórroga de la tarifa plana, que ahora enlaza con el mínimo exento de cotización), ha habido un incremento en contratos indefinidos del 12,6%, respecto de los mismos meses del ejercicio anterior, como media en el territorio nacional.

 

Escriba un comentario