Nueva regulación de las bajas laborales

Nueva regulación de las bajas laborales

El próximo 1 de diciembre entrará en vigor el Real Decreto 625/2014, de 18 de Julio, desarrollado
por la Orden ESS/ 1187/2015, de 15 de Junio, mediante el cual se modifica la tramitación y control
de los procesos por incapacidad temporal durante el primer año de su duración. Desde ABA
Abogadas, la letrada Tania Pose expone las principales novedades de esta nueva regulación:

  • Adiós a los tradicionales partes de baja y alta

Entran en vigor los nuevos modelos de partes de baja y alta médica, así como un modelo para la
confirmación de dicha baja, mucho más completos que los anteriores, pero también, mucho más
complejos.

  • Clasificación de las bajas en función de su duración estimada.

a) Muy corta: inferior a cinco días naturales
b) Corta: superior a cinco días e inferior a treinta días naturales
c) Media: superior a treinta y un días e inferior a sesenta días naturales
d) Larga: superior a sesenta y un días naturales

  • El médico de cabecera deja de ser el único competente para expedir la baja médica.

La reforma prevé que sea el facultativo del servicio público de salud que atienda al paciente el
que se encargue de expedir el parte de baja médica, lo que se traduce en que los médicos de
urgencias también tendrán potestad para expedir partes de baja.

  • Determinación de la duración de la baja en base a unas tablas orientativas.

El facultativo que atienda al paciente deberá determinar en el momento de conceder la baja, la
duración de la misma. Para ello se servirá de las tablas orientativas, elaboradas gracias a las
estadísticas de los últimos años, basadas en criterios como el diagnóstico, la ocupación, y la edad
del trabajador.

En el caso de las bajas muy cortas o cortas, el facultativo puede expedir en un único documento
la baja y el alta médica. No obstante, el alta no es automática. El trabajador podrá pedir un
nuevo reconocimiento médico el día que se haya fijado como fecha del alta.

  • Se acabaron las visitas semanales para la confirmación de la baja médica.

En las bajas cuya duración superen los cinco días, el trabajador tendrá que ir a por el primer parte de confirmación de la baja, como máximo a los siete días naturales desde la fecha de la baja médica. El segundo y restantes partes, se expedirán cada catorce días naturales.

En las bajas de duración media el primer parte de confirmación se expedirá a los siete días naturales, y los restantes, cada veintiocho días.

En las bajas de duración larga el primer parte de confirmación se expedirá a los catorce días naturales a contar desde la baja, y los restantes, cada treinta y cinco días

En el caso de que un trabajador no acuda a la revisión médica fijada en los partes de confirmación, el facultativo podrá emitir el alta por incomparecencia

  • Informes trimestrales sobre la evolución del proceso de incapacidad.

En las bajas médicas cuya duración supere los treinta días, a partir del segundo parte de
confirmación de la baja, el facultativo que expida los partes, deberá emitir de forma trimestral, un
informe complementario y actualizado de la evolución del paciente,  y justificar la necesidad de
mantenerlo de baja médica.

  • Los partes de alta también se podrán expedir por los inspectores médicos, y a propuesta de las
    mutuas.

En las bajas médicas por enfermedad común, además del facultativo que expidió la baja médica,
podrán emitir el parte de alta los inspectores médicos. Asimismo, las mutuas podrán proponer y
solicitar al INSS que se proceda a dar el alta a un trabajador que esté de baja por contingencias
comunes, cuya cobertura les corresponda.

El INSS deberá resolver la propuesta de alta en el plazo de cuatro días.

En las bajas médicas por enfermedad profesional o accidente de trabajo, las mutuas continuarán
dando el alta médica.

  • Una vez agotado el primer año de baja médica, el control pasa a cargo del INSS

Una vez agotados los primeros trescientos sesenta y cinco días de baja médica, el control del
proceso de incapacidad temporal corresponderá al Instituto Nacional de la Seguridad Social. Es
decir, que a partir de dicho momento, será el INSS el encargado de conceder la prórroga de la
baja, emitir el alta médica, iniciar el expediente de Incapacidad Permanente o emitir una nueva
baja médica dentro de los ciento ochenta días siguientes a la fecha en que se concedió el alta
médica.

  • Plazos para comunicar la situación de baja y alta médica.

Los trabajadores cuentan con un plazo de tres días para comunicar a su empresa su situación de
baja médica, así como la confirmación de dicha baja, y remitirle el parte correspondiente. Sin embargo, el plazo para comunicar la situación de alta médica se limita a 24 horas.

Las empresas a su vez, deberán remitir al INSS en el plazo de tres días desde su recepción, el parte
de baja, confirmación y alta médica del trabajador a través del sistema RED, debiendo indicar en
cada uno de ellos, los datos de cotización del trabajador, así como la clave del código nacional
de ocupación y código del centro de salud que ha emitido la baja y el alta.

  • Conclusión

A pesar de que el espíritu de la reforma radica en la voluntad de reducir trámites burocráticos y
agilizar la gestión de los procesos de incapacidad temporal, la realidad es que a día de hoy, la
mayoría de los consultorios de atención primaria no están adaptados a las exigencias telemáticas
que dicha agilización conlleva. Por ello, lo más probable es que el próximo 1 de diciembre, en vez
de encontrarnos con una mejora en la referida tramitación, nos encontremos con todavía más
dificultades con las que contábamos antes de la referida reforma.

Artículo escrito por Tania Pose, Letrada en www.aba-abogadas.com

Escriba un comentario