Los crecientes riesgos a los que se enfrentan los administradores de sociedades

Los crecientes riesgos a los que se enfrentan los administradores de sociedades
empresasEl riesgo de ser administrador de sociedades de capital se está incrementando debido a la evolución reciente de la legislación mercantil. Con esta premisa, Bufete Barrilero y Asociados ha analizado en una jornada celebrada en el Colegio de Abogados de Vizcaya las importantes implicaciones que para el mundo empresarial tiene esta tendencia.
Como señala Miguel Etchart, de Bufete Barrilero y Asociados, “ser administrador de sociedad empieza a ser una profesión de alto riesgo, porque las reformas legales han habilitado múltiples vías para superar la limitación de responsabilidades y hacer a los consejeros responsables personales de los actos de la sociedad”.
El principio básico de las sociedades de capital es que una sociedad responda únicamente con sus bienes y derechos de sus obligaciones, pero hoy es habitual que cuando éstos son insuficientes socios y acreedores busquen el patrimonio personal del administrador como objetivo al que dirigirse. Esta situación de incertidumbre para los administradores tiene implicaciones importantes, según los especialistas, en el impulso al espíritu emprendedor en nuestro entorno, especialmente en casos como el de las pymes de base familiar o el fomento de startups en sectores tecnológicos. En este sentido, la tendencia a a reducir la limitación de la responsabilidad de los administradores ha llamado la atención del Wall Street Journal que vio en la tendencia un posible freno a la cultura de las startups en España, según se puso de manifiesto durante la jornada celebrada en el Colegio de Abogados de Bizkaia.
MEDIDAS PREVENTIVAS
En la jornada se propusieron una serie de medidas preventivas que permitan gestionar el riesgo de ser administrador de una sociedad de capital, aportando la mayor seguridad posible. Entre estas medidas de protección para los administradores Bufete Barrilero y Asociados destacó que los administradores no deben ser miembros de órganos en los que nos se está informado ni se controla su actuación. Igualmente, se propone la creación de un reglamento del consejo que distribuya con claridad funciones y responsabilidades de cada consejero, evitar el doble vínculo mercantil y laboral, y la renovación periódica del órgano de administración.

Escriba un comentario