La inversión china en Europa crece un 55%

La inversión china en Europa crece un 55%

El ritmo de actividad inversora de las empresas chinas en el exterior durante la última década triplica la media mundial y en 2015 ha alcanzado un nuevo récord histórico: 127.560 millones de dólares de inversión extranjera. En el mismo año, la Unión Europea experimentó un crecimiento del 55% en su capacidad de atracción de la inversión china (con respecto a 2014) y alcanzó los 31.380 millones de dólares. Se trata de una tendencia cuya evolución se ha visto condicionada, durante 2015 y hasta el primer semestre de 2016, por la transición del país asiático hacia un nuevo modelo económico y la desaceleración del crecimiento de su PIB que tiende hacia una estabilización.

Así lo presenta la tercera edición del informe de ESADE “Tendencias de la inversión china en Europa” (2016-2017), elaborado por Ivana Casaburi, profesora de ESADE Business & Law School, con la colaboración de Cuatrecasas y KPMG.

Inversión en Europa

Si bien Reino Unido, Francia y Alemania –las tres grandes economías europeas– siguen siendo destino preferente para la inversión china en Europa, los países del sur de Europa han incrementado su atracción de inversión china.

La inversión china en España es aún un fenómeno reciente, pero avanza a gran velocidad. A finales de 2015, ha superado los 2.000 millones de dólares de inversión acumulada desde el 2010, más del doble de la existente a finales de 2014.

En el agregado del periodo 2010-2015, Reino Unido Francia y Alemania acumulan el 44,1% de la inversión, aunque los países del sur de Europa (Italia, España, Grecia y Portugal) obtienen en este periodo el 28,3% de la inversión total de China en Europa.

Escenarios de futuro

La profunda transformación de modelo productivo que experimenta la economía china ejercerá una notable influencia en las inversiones chinas en el exterior en los próximos años. En general, en el informe se destaca que “la transformación de modelo supondrá un estímulo adicional para que un mayor número de empresas inviertan en el exterior”. El factor que deberá ejercer una mayor influencia positiva en las inversiones serán las necesidades derivadas de la transición hacia un modelo con mayor aporte de sectores y actividades que incorporen mayor valor, conocimiento y tecnologías, que exigirá que el tejido empresarial local adquiera dichas capacidades.

Escriba un comentario