“Innovarse” o morir

“Innovarse” o morir

captura-de-pantalla-2016-12-01-a-las-17-37-46

Como en todos los sectores empresariales de la sociedad, la renovación de los servicios que prestamos o productos que comercializamos, supone un elemento importante a tener en cuenta para evolucionar en el mercado, máxime cuando detectamos que los problemas de los ciudadanos van evolucionando y somos nosotros, los despachos de abogados, los que tenemos la obligación de ir aportando soluciones al respecto, convirtiendo así la necesidad del cliente en auténticas oportunidades comerciales para nuestro sector.

Pero si evolucionar es necesario, la innovación asociada al mundo del Derecho es clave para conseguir destacarse del resto, para aportar algo nuevo a nuestros clientes y para lograr un mayor crecimiento empresarial de nuestros despachos jurídicos.

No hace muchos años, la publicidad estaba mal vista en el sector y vivíamos simplemente del pequeño cartel que colgábamos con orgullo en nuestra puerta, pero los tiempos han cambiado y los clientes ya utilizan internet y sus smartphones como algo cotidiano en sus vidas. Ahora, en un mundo renovado, donde hay más y mejor acceso a la información, los clientes comparan antes de comprar o contratar y existe una mayor oferta de servicios. Hacerse ver y dar a conocer lo que hacemos es clave para generar oportunidades de negocio.

La tecnología nos ha ayudado a innovar, aportando nuevas formas de comunicación con los clientes, que permitan prestar los servicios de toda la vida, de una manera más ágil, sin esperas y a precios competitivos; así como nuevas soluciones orientadas a su protección, por ejemplo, frente a todos los problemas derivados del uso de internet y las nuevas tecnologías: reputación online, robo de identidad, ciberbullying, cibergrooming, estafas, injurias y calumnias, amenazas, acoso y hostigamiento, …prácticas, en muchas ocasiones delictivas, que pueden llegar a arruinarnos la vida, la nuestra o la de nuestras familias.

Las empresas reaccionamos inmediatamente. En el caso de Legálitas, poniendo en marcha proyectos de innovación tecnológica para proteger a las personas, desarrollando aplicaciones móviles que, como “Legálitas
Ya”, permitan a los ciudadanos acceder a un servicio jurídico de una manera más rápida, pudiendo consultar a un abogado sobre los asuntos más frecuentes del día a día; contribuyendo en la lucha contra el acoso escolar y el ciberbullying a través de aplicaciones como “Legálitas Hijos” que permite a los padres conocer los movimientos de sus hijos y, a estos, enviar una alerta en caso de estar sufriendo una situación de peligro, para ser geolocalizados y recibir una señal de audio y video de todo lo que esté pasando en ese momento.

Este tipo de aplicaciones, que fueron presentadas en la Casa de América de Madrid, en compañía del ministro de Justicia, Rafael Catalá, y la presidenta de Microsoft, Pilar López, junto a otros destacados representantes del sector empresarial, judicial y social de nuestro país, suponen un ejemplo de la necesidad a la que me refiero en este artículo, a la obligación que tenemos los despachos por buscar constantemente la fórmula para mejorar los servicios que prestamos. El éxito no se basa solo en poner solución cuando el problema ya existe, sino en encontrar elementos preventivos como los comentados que eviten la aparición del problema.

Internet es el gran escaparate, el lugar donde acudir, donde buscar, donde encontrar y consultar, lo bueno y lo malo. Por eso prestamos ayuda a las organizaciones que reciben ataques en forma de comentarios negativos en foros, blogs o redes sociales, con la intención de desprestigiar su negocio. Innovamos también en este sector para, gracias a la tecnología, vigilar todo lo que se dice de nosotros en la red, para elaborar “informes de marca” que nos desvelen quién habla de nuestro negocio, qué dice, dónde y cómo lo dicen, para así poder actuar rápidamente, buscar soluciones y optimizar los recursos disponibles, eliminando u ocultando esos contenidos mediante acciones judiciales o contrarrestándolos con estrategias de marketing, como la creación de otros nuevos por parte de sus clientes.

En este sentido, las empresas debemos reaccionar, modernizarnos y adaptarnos a una nueva realidad social, incluso iniciando procesos de internacionalización que, como en nuestro caso, nos llevará a Iberoamérica comenzando por Colombia.

Legálitas ha elegido la innovación como camino a recorrer, sabiendo que al final del mismo siguen estando las personas, a quienes debemos proteger jurídicamente de los peligros y por las que realmente merece la pena trabajar.

 

Artículo escrito por Alfonso Carrascosa, Presidente de Legálitas

 

Escriba un comentario