En un divorcio es compensable económicamente el trabajo doméstico realizado por uno de los cónyuges

En un divorcio es compensable económicamente el trabajo doméstico realizado por uno de los cónyuges

En el caso enjuiciado, se establece que cuando uno de los cónyuges haya contribuido a las cargas del matrimonio con trabajo doméstico en el régimen de separación de bienes, y solo se haya contribuido con el trabajo realizado para la casa, este debe ser compensado económicamente en la disolución de la sociedad conyugal. Además se excluye que sea necesario para obtener tal compensación que se haya producido un incremento patrimonial del otro cónyuge.

El supremo concluye, que para que exista el derecho a compensación, la dedicación del cónyuge al trabajo y al hogar debe ser exclusiva, no excluyente, lo que impide reconocer, de un lado, el derecho a la compensación en aquellos supuestos en que el cónyuge que lo reclama hubiere compatibilizado el cuidado de la casa y la familia con la realización de un trabajo fuera del hogar.

Sin embargo, no se excluirían supuestos en los que esta dedicación, siendo exclusiva, se realiza con la colaboración ocasional del otro cónyuge, comprometido también con la contribución a las cargas del matrimonio, o con ayuda externa, pues la dedicación se mantiene al margen de que pueda tomarse en consideración para cuantificar la compensación, una vez que se ha constatado la concurrencia de los presupuestos necesarios para su reconocimiento.

Así pues, el trabajo para la casa no solo es una forma de contribución, sino que constituye también un título para obtener una compensación en el momento de la finalización del régimen de bienes. Puede leer el texto completo de la sentencia en www.casosreales.com Marginal 70372287

Escriba un comentario