El TSJ de Andalucía archiva la querella por calumnias e injurias contra una diputada

El TSJ de Andalucía archiva la querella por calumnias e injurias contra una diputada

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha sobreseído la querella interpuesta por la exdirectora general de Formación de la Consejería de Empleo de la Junta contra una diputada del Partido Popular de los delitos de calumnias e injurias al considerar que los hechos no son constitutivos de delito. Según se recoge en el auto, la diputada había realizado manifestaciones ante los medios de comunicación relativas a la participación o intervención de la entonces directora general de Formación en los expedientes de concesión de subvenciones al entramado de empresas de su cuñado y sobrina que no responden a la realidad.

En este sentido, la resolución judicial señala que “queda constancia en las actuaciones de manera inequívoca que tanto en el seno de la Consejería de Empleo como de la Consejería de Educación, la exdirectora general de Formación promovió por propia iniciativa su abstención en la tramitación de todos los expedientes” en los que su cuñado y sobrina aparecían como interesados, abstención que fue aprobada por la Administración.

Aunque los hechos atribuidos a la exdirectora general de Formación “son objetivamente inexactos y las valoraciones efectuadas sobre la base de los mismos, al denunciar que se trata del favorecimiento desde un cargo público a un miembro de su familia, son objetivamente difamatorias”, tales manifestaciones son, sin embargo, “excusables en función de la información de la que disponía” la diputada.

Así, aunque se había producido la abstención de la directora general, las resoluciones publicadas en el BOJA iban firmadas por ella, por lo que genera que quien no tuviera conocimiento de la abstención pudiera pensar que ha intervenido en dichos expedientes, lo que “justifica la alarma sobre la posible existencia de una connivencia familiar reprobable”, aunque la firma de la exdirectora general de Formación sólo aparecía en la publicación del BOJA y no en las resoluciones de concesión, firmadas por otra persona.

Escriba un comentario