El TS confirma la prohibición de registrar la marca “Spain’s National Treasure” a Sánchez Romero Carvajal Jabugo

El TS confirma la prohibición de registrar la marca “Spain’s National Treasure” a Sánchez Romero Carvajal Jabugo

jamonEl Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por Sánchez Romero Carvajal Jabugo contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, de 19 de noviembre de 2014, que le prohibió registrar la marca “Spain’s National Treasure”.

La sentencia de instancia, que confirmó la resolución denegatoria de la Oficina Española de Patentes y Marcas, explicaba que la marca solicitada está compuesta exclusivamente de signos o indicaciones descriptivas de las características de los productos que quiere distinguir por lo que no puede registrarse al entender que otras entidades no podrían usar dichos términos en un sector en el que no es difícil intuir la utilidad de los mismos. Añadía que bastaría añadir CINCO JOTAS para distinguir el  origen empresarial del producto.

La Sala de lo Contencioso-administrativo, siguiendo el mismo criterio que el TSJA,  considera que resulta aplicable la prohibición de registro del artículo 5.1 de la Ley de Marcas que impide registrar como  los signos que “carezcan de carácter distintivo”. Considera que,  en este caso, la conjunción de los vocablos “Spain’s”, “National” y “Treasure” no goza de capacidad distintiva para los productos reivindicados en la clase 29 del Nomenclátor Internacional de Marcas (carne, pescado, carne de ave y carne de caza, frutas y otros)  al no permitir distinguir la procedencia empresarial de dichos productos.

La sentencia añade que la inclusión de los términos “Spains’s National” evoca la idea de que los productos reivindicados gozan de algún tipo de reconocimiento oficial o institucional por su calidad o específicas o singulares características. Recuerda que tampoco podrán registrarse como marcas los signos que puedan inducir al público a error sobre la naturaleza, la calidad o la procedencia geográfica del producto o del servicio, según el artículo 4 de la Ley de Marcas.

La sentencia concluye que la finalidad de la prohibición de registro pretende proteger la exclusividad de la propia denominación oficial de municipios, Comunidades Autónomas o del Estado español, impedir que accedan al registro como marcas aquellos signos que incluyen términos geográficos singulares, que carecen de valor identificativo de los productos designados y pueden inducir a confusión al público haciéndoles creer que tienen un respaldo o reconocimiento oficial.

Escriba un comentario