Due Diligence de Investigación: Herramienta imprescindible para el cumplimiento normativo legal

Due Diligence de Investigación: Herramienta imprescindible para el cumplimiento normativo legal

Por Carmen Sanz, Responsable área DueDiligence en CASTELLANA DETECTIVESLOGO CASTELLANA DETECTIVES

Como ya es bien sabido, desde la reforma del Código Penal de 2010, pero sobre todo, con la nueva reforma de entrada en vigor el 1 de Julio de 2015, el art. 31 bis del CP  establece los supuestos de responsabilidad penal de la persona jurídica. Así mismo se fijan los criterios de exención o atenuación de la citada RPPJ.

Junto con los canales de denuncia, una de las herramientas que se está mostrando más eficiente (y de uso cotidiano desde hace tiempo en países con cultura de compliance ya  arraigada) son las Due Diligence de investigación.

Apropiada tanto a nivel individual como para corporaciones con las que se pretende contactar y llegar a acuerdos o negociaciones, supone un mecanismo eficaz para conocer clientes, proveedores, socios, etc, y evitar sorpresas futuras que puedan afectar tanto a la RPPJ como a la reputación de nuestra compañía.

Conocer, no solamente su verdadera estructura, sino información mercantil, legal, vinculación con banderas rojas o listas negras y las noticias locales relacionadas, así como la opinión que tienen de ellos sus stakeholders, se hace necesario tanto a nivel nacional como sobre todo en los procesos de internacionalización.

 En CASTELLANA DETECTIVES venimos desarrollando desde hace 5 años, con gran acogida en el mercado, informes de Due Diligence de Investigación, tanto para corporaciones extranjeras que necesitan conocer con quien tratan en España, como para empresas españolas que  precisan de este servicio para monitorizar socios, agentes o proveedores con los que van a llevar a cabo algún tipo de negociación en plazas desconocidas.

Gracias a nuestra participación en las más importantes asociaciones de investigación privada a nivel global, podemos confeccionar informes (con obtención de información local, a pie de calle), que aportan un valor añadido a los tradicionales informes comerciales y sin necesidad de incurrir en  desplazamientos o complejos encargos que encarecen el producto.

La obtención de información y comprobación de datos en la fase precontractual de un proceso de Due Diligence, o previo a una negociación, incluso en las fases de contratación y postcontractual, nos puede aportar la confianza y seguridad necesarias para continuar con nuestros objetivos, o por el contrario, no malgastar recursos en entidades poco fiables con las que antes o después tendremos que suspender nuestra relación.

Además contribuirán a determinar que se ha actuado con la debida diligencia, en base a los requisitos establecidos en el art. 31 bis del Código Penal, para la exención de la responsabilidad penal de la persona jurídica.

Escriba un comentario