Cuidado con las Rebajas que no son Rebajas

Cuidado con las Rebajas que no son Rebajas

Como todos los años tras los excesos de los gastos navideños, los comercios lanzan su campaña de Rebajas con el objetivo de seguir fomentando el consumo a través de grandes descuentos e interesantes ofertas.

Sin embargo, la realidad no siempre es esa, y la picaresca se esconde detrás de los precios rebajados en las etiquetas, ofreciendo al consumidor productos que no cumplen unos requisitos exigidos por ley, y que en muchas ocasiones chocan de frente contra los derechos de los compradores.

Lo primero que debes saber es que para que un establecimiento esté legalmente de “Rebajas” tiene que tener al menos la mitad de sus artículos rebajados. Además, todos ellos ya tenían que formar parte de la oferta anterior del establecimiento.

¿Cuáles son los derechos del consumidor en periodo de “Rebajas”?

Exactamente los mismos que durante el resto del año. El consumidor debe tener muy claro que la ley no varía a pesar de las “Rebajas” y en consecuencia sus derechos serán los mismos durante este periodo.
El establecimiento está obligado a: mantener el uso de la tarjeta como forma de pago si está también estuviera permitida fuera de este periodo; poner hojas de reclamaciones a disposición del consumidor, informando de su existencia, exactamente igual que en otros periodos; así como, por ejemplo, no variar su política de devoluciones.

Rebajas que no son rebajas

Es muy importante saber que no se puede denominar como “Rebajas” otro tipo de prácticas comerciales como son la venta de saldos, las promociones o liquidaciones; tampoco la venta de productos deteriorados o los que el comerciante ha adquirido expresamente con el fin de ser vendidos a precio inferior al ordinario.

¿Y si quiero devolver lo que he comprado en Rebajas?

La política de devoluciones del establecimiento debe ser la misma que tenga vigente para el resto del año.

Como todos los años tras los excesos de los gastos navideños, los comercios lanzan su campaña de Rebajas con el objetivo de seguir fomentando el consumo a través de grandes descuentos e interesantes ofertas.

Sin embargo, la realidad no siempre es esa, y la picaresca se esconde detrás de los precios rebajados en las etiquetas, ofreciendo al consumidor productos que no cumplen unos requisitos exigidos por ley, y que en muchas ocasiones chocan de frente contra los derechos de los compradores.

Lo primero que debes saber es que para que un establecimiento esté legalmente de “Rebajas” tiene que tener al menos la mitad de sus artículos rebajados. Además, todos ellos ya tenían que formar parte de la oferta anterior del establecimiento.

¿Cuáles son los derechos del consumidor en periodo de “Rebajas”?

Exactamente los mismos que durante el resto del año. El consumidor debe tener muy claro que la ley no varía a pesar de las “Rebajas” y en consecuencia sus derechos serán los mismos durante este periodo.
El establecimiento está obligado a: mantener el uso de la tarjeta como forma de pago si está también estuviera permitida fuera de este periodo; poner hojas de reclamaciones a disposición del consumidor, informando de su existencia, exactamente igual que en otros periodos; así como, por ejemplo, no variar su política de devoluciones.

Rebajas que no son rebajas

Es muy importante saber que no se puede denominar como “Rebajas” otro tipo de prácticas comerciales como son la venta de saldos, las promociones o liquidaciones; tampoco la venta de productos deteriorados o los que el comerciante ha adquirido expresamente con el fin de ser vendidos a precio inferior al ordinario.

¿Y si quiero devolver lo que he comprado en Rebajas?

La política de devoluciones del establecimiento debe ser la misma que tenga vigente para el resto del año.

Escriba un comentario