Cómo detecto una cláusula suelo en mi hipoteca y otra información de interés

Cómo detecto una cláusula suelo en mi hipoteca y otra información de interés

En este post, desde JUVIAM queremos ayudaros a detectar cláusulas suelo, con algunos ejemplos reales:

Ejemplo 1.- Caixa d’estalvis del Penedes, ahora Banco Sabadaell:

Tipo variable previsto: E + 1,9%. Cláusula suelo: “el tipo de interés nominal anual aplicable al préstamo en ningún caso podrá ser inferior al TRES por ciento ni superior al DIECINUEVE por ciento, tipos estos que tendrán la consideración de tipo mínimo y máximo respectivamente”.
Es decir, siempre que esté el Euribor por debajo del 1,1%, esta persona pagará más de lo que le correspondería.

Ejemplo 2.- Banco Popular Español

Tipo variable previsto: E + 1,25%. Cláusula suelo: “no obstante lo previsto en los apartados anteriores, se acuerda y pacta expresamente por ambas partes, que el tipo de interés anual mínimo aplicable en el contrato será de CUATRO CON SETENTA Y CINCO POR CIENTO”.
Es decir, siempre que esté el Euribor por debajo del 3,5%, esta persona pagará más de lo que le correspondería.

Ejemplo 3.- Caja General de Ahorros de Granada, ahora Banco Sabadell

Tipo variable previsto: E + 1%. Cláusula suelo: “en cualquier caso, la Caja tendrá derecho a exigir y la parte prestataria vendrá obligada a satisfacer intereses, como mínimo, al tipo del 3,75 por ciento nominal anual y como máximo al tipo de 14 por ciento nominal anual, cualquiera que sea la variación que se produzca”.
Es decir, siempre que esté el Euribor por debajo del 2,75%, esta persona pagará más de lo que le correspondería.

Ejemplo 4.- Unicaja

Tipo variable previsto: E + 1,30%. Cláusula suelo: “en ningún caso, el tipo de interés aplicable al prestatario será inferior al 3,50 por ciento nominal anual”.
Es decir, siempre que esté el Euribor por debajo del 2,20%, esta persona pagará más de lo que le correspondería.

Aunque se ha hablado mucho de estas cláusulas y su problemática, os recordamos que una cláusula suelo es toda aquellas cláusula que limita, por abajo, la variación del tipo de interés en un préstamo. De nuestra experiencia práctica, os podemos contar que varían entre el 2,5% y el 6,15%, dependiendo de la entidad financiera, la cantidad solicitada, el plazo de amortización del préstamo, el perfil del contratante, si existe aval o no etc.

El 9 de Mayo 2013 fue una fecha clave para todos los afectados, y también para las entidades financieras, ya que el Tribunal Supremo estableció los requisitos por los que este tipo de clausulas pueden considerarse abusivas. El lado negativo de esta sentencia para el consumidor fue que, aun considerando abusivas estas cláusulas siempre y cuando no pasaran los filtros de transparencia e información correctamente suministrada al consumidor, el Tribunal no consideró oportuno que las entidades financieras devolvieran las cantidades cobradas de más a sus clientes. La Sentencia de 23 de marzo de 2015 del TS confirma la Sentencia de 9 de mayo de 2013 del mismo TS y por tanto se devolverán intereses solamente desde el 9 de mayo de 1013.

Desde entonces, durante estos 2 años y medio nuestros tribunales de 1ª instancia y Audiencias Provinciales han adoptado criterios dispares, existiendo dos corrientes claras; la que sigue a pies juntillas la jurisprudencia del Supremo, y la que, haciendo una interpretación más laxa de la sentencia, sí está fallando a favor de devolver estas cantidades al consumidor, haciendo realmente efectiva así la nulidad de la cláusula abusiva.

Esta posición, dada su ambigüedad jurídica y escaso soporte doctrinal ha motivado que un Juzgado Mercantil de Granada elevara una cuestión prejudicial al TJUE solicitando que se pronunciara sobre las Sentencia del TS y esa limitación de los efectos devolutivos de la nulidad. Los servicios jurídicos de la Comisión Europea han dictaminado en el sentido de que si  la clausula es nula, lo es desde el principio, pero ese dictamen solo tiene valor político, no jurídico. En la actualidad, seguimos a la espera de la resolución del TSJE a la citada cuestión prejudicial, que puede ser determinante, además de para las partes implicadas en el procedimiento del Juzgado de Granada, para el caso abierto desde 2010 en el Juzgado Mercantil 11 de Madrid, caso actualmente visto para sentencia y que afecta directamente a 15.000 hipotecados agrupados en la asociación ADICAE e indirectamente a centenares de procedimientos individuales suspendidos, pendientes de la resolución de este procedimiento colectivo por el sólo hecho de demandar a algunas de las entidades financieras involucradas en la macro demanda  (101).

Artículo de Gael González Allona, Abogada economista, Directora de operaciones de JUVIAM

Escriba un comentario