Catalá duda que las reformas en materia de Justicia sean derogadas

Catalá duda que las reformas en materia de Justicia sean derogadas

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha pedido dejar que las reformas del Gobierno en materia de Justicia empiecen a ser efectivas y ha dudado de que, a pesar de las polémicas que algunas han generado, vayan a ser derogadas tras las elecciones si gobiernan otros partidos.

Catalá ha intervenido hoy en la XXX asamblea que la Asociación de Jueces y Magistrados “Francisco de Vitoria” celebra en Bilbao. Allí ha respondido, visiblemente contrariado, a los reproches que en ese mismo acto acababa de recibir de esa asociación de jueces que le había invitado y también por parte del presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra.

El portavoz de la Asociación Francisco de Vitoria, Marcelino Sexmero, había pedido al ministro que, “para evitar que ocurra con la reforma de la Ley de Enjuiciamiento criminal lo mismo que con la Ley de Tasas, suspenda la entrada en vigor de los asuntos más polémicos” de esa nueva norma.

Para el ministro, “hay que dejar que funcionen las reformas acometidas por el Gobierno” para poder analizar si cumplen su objetivo de modernizar la Administración de Justicia.

“No es una buena manera de resolver los problemas darles una patada o esperar a que se pongan todas las constelaciones alineadas para poder promover reformas”, ha respondido irónicamente Catalá.

El ministro ha recordado que también recibieron críticas otras reformas anteriores de la Justicia que “han funcionado” y ha pedido “dejar que surtan sus efectos” las reformas del Gobierno de Mariano Rajoy, porque “la solución no puede ser suspender las leyes aprobadas por los parlamentos”.

Asimismo, Catalá ha respondido al presidente del TSJPV. En su turno de palabra, Ibarra había denunciado que el poder judicial debe abordar esas reformas en circunstancias de precariedad por la ausencia de un proyecto global de modernización de la Justicia y por la falta de consenso que han suscitado, al tiempo que ha reprochado que hayan sido “leyes conquistadas por el legislador en el ocaso de su mandato”, dada la mayoría absoluta del PP.

El ministro ha replicado que “yo no he venido aquí a polemizar con el presidente del TSJPV” pero “negarle legitimidad democrática para realizar reformas a un Parlamento, elegido por los ciudadanos que han configurado una mayoría absoluta, me parece muy sorprendente”.

Escriba un comentario