Catalá apela al cumplimiento de la Constitución y la ley como garantía del bienestar de los españoles

Catalá apela al cumplimiento de la Constitución y la ley como garantía del bienestar de los españoles

​Catalá ha recordado que la de España es una larga historia en común que ha convertido al país en un ejemplo de éxito en términos de bienestar, de desarrollo económico y democrático en comparación con los países de nuestro entorno. Un éxito que el ministro ha atribuido a la capacidad de todos los pueblos de España para trabajar juntos.

“Los conflictos, debates y discrepancias legítimas siempre han de resolverse en el marco de la ley, del diálogo y del respeto a las reglas del juego y no mediante procesos de ruptura”, ha señalado Catalá. El ministro ha explicado que, a su juicio, “las rupturas independentistas nos llevan al vacío, a la incertidumbre, a la pérdida de la convivencia entre los españoles y también del bienestar de Cataluña”.

Para Rafael Catalá, nada hay más estable y solvente para una economía globalizada donde mercados, culturas y sociedades comparten legítimas aspiraciones de progreso, que una sociedad protegida por las leyes y ciudadanos que desarrollan sus proyectos personales y profesionales sabiendo que sus derechos y libertades están a salvo.

El ministro de Justicia ha enmarcado dentro de ese objetivo de reforzar la seguridad jurídica y mejorar la prestación del servicio público el plan de reformas emprendidas por su departamento durante el último año, con 14 iniciativas en materias como la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, el Código Penal, el Estatuto de la Víctima, la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria, las reformas en las Leyes de Enjuiciamiento Civil y Criminal o las medidas contra la corrupción.

En relación con la Ley de Segunda Oportunidad, Catalá ha subrayado su carácter profundamente social por cuanto ayuda a personas en dificultades para que puedan salir adelante. El ministro ha hecho referencia a algunas características de la norma como su capacidad para ampliar y flexibilizar los acuerdos extrajudiciales de pago, para mejorar su eficacia y facilitar la reestructuración de las deudas de forma ágil y sencilla.

El ministro ha destacado el significado especial de la Ley ya que a través de ella se ha materializado la exención del pago de las tasas por parte de las personas físicas, quienes ahora disponen de mecanismos para liquidar sus deudas y evitar una condena de por vida. Además, la norma posibilita la figura del mediador en la adopción de acuerdos y elimina las cláusulas suelo para los colectivos vulnerables, a la vez que prorroga la moratoria para desahucios de viviendas habituales de estos colectivos hasta 2017. ​

Escriba un comentario