Cárcel por enaltecimiento al terrorismo e incitación al delito de odio en unos comentarios difundidos en Twitter

Cárcel por enaltecimiento al terrorismo e incitación al delito de odio en unos comentarios difundidos en Twitter

La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel como autor de los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de incitación al odio a un joven que entre 2015 y 2016 publicó varios comentarios en Twitter en los que decía que “53 asesinadas por violencia de género machista en lo que va de año, pocas me parece con la de putas que hay sueltas” o “ya tengo los explosivos preparados para liarla en Sol, Feliz Año, Alá es grande”.

La sentencia de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal considera probado que el acusado, Berenguer Jordi M.H., publicó varios mensajes en sus cuentas de la red social, abiertas en 2013 y 2014, que contaban con una cantidad de en torno a los dos mil seguidores.

Además de los comentarios ya mencionados, el acusado publicó otros que decían “Y 2015 finalizará con 56 asesinadas, no es una buena marca pero se hizo lo que se pudo, a ver si doblamos esa cifra, gracias” o “Ahora solo falta un atentado en Madrid, unos cuantos españoles muertos y un 2015 de puta madre”. Tras cerrar la primer cuenta a raíz de varias denuncias, el acusado abrió otra en las que también publico comentarios enalteciendo el terrorismo yihadista y denigrando a las mujeres como “Ya no se ven atentados como los del 11 S, estos de la Yihad no valen, si van a masacrar a gente que lo hagan con estilo, vuelve Bin Laden” o “Marta del Castillo era feminista y se tiró al río porque las mujeres se mojan por la igualdad”.

La Sala rechaza los argumentos empleados por el acusado en el juicio en los que señaló que los mensajes eran para llamar la atención sobre un fenómeno, el de la violencia machista, que no tenía repercusión en los medios de comunicación, si bien reconoció que el resultado que obtuvo con los comentarios fue el contrario al deseado. Además indicó que en la época de los hechos era un inconsciente y no sabía la cantidad de gente a la que le llegaban los mensajes.

En este sentido, el Tribunal considera que los comentarios no son calificables ni de broma ni de humor negro, “sino que en su ánimo lo que fluye es la idea de ensalzar esas acciones, extensivo a sus autores y no precisamente de la inconsciencia”.

Los magistrados reconocen haberse quedado “perplejos” y “demudados” ante lo versión del acusado, en la que defendía que el texto empleado en los mensajes relativos a las mueres fuera para llamar la atención sobre la violencia sobre ellas. En realidad, dicen, “lo que revelan es todo menos una preocupación, existente en la sociedad en todas sus esferas, que comparta el acusado”.

“Lo que denotan -apuntan- es justamente lo contrario al sentir general” e insisten en que no se trata de una broma ni de humor negro. Subrayan que “lo que rezuman los contenidos de los tuits es la discriminación hacia la mujer en tanto trato diferente y por debajo del hombre, con consecuencia negativa” para ellas.

Escriba un comentario