Absueltos dos policías nacionales juzgados por extralimitarse con un detenido

Absueltos dos policías nacionales juzgados por extralimitarse con un detenido

La Audiencia Provincial de Valencia ha absuelto a dos policías nacionales acusados de excederse en sus funciones en una actuación que terminó con la detención de un músico valenciano a la que habían pedido que se identificara tras sorprenderle arrojando papeles al suelo desde el coche que tenía estacionado en una calle sin salida, en una zona habitual de tráfico de drogas.

La Sección 5ª considera que existen versiones contradictorias sobre lo ocurrido aquel 25 de marzo del 2013 cuando el denunciante, ‘dolçainer’ del grupo Obrint Pas, mostró sus discrepancias con la actuación de los agentes, que estaban registrando el vehículo, y fue detenido. “Valorando y ponderando las diferentes versiones contradictorias entre los acusados y el denunciante, dando el mismo valor y verosimilitud a ambos, el hecho no queda probado ni demostrado”, recoge la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado José Luis Rubido.

La Sala insiste en que “no se pudo demostrar cuál de las dos versiones enfrentadas entre los acusados y el denunciante M. L. G. es la real y verdadera; en todo caso, los acusados, agentes de Policía Nacional, estaban actuando de servicio, en el ejercicio de sus funciones, y están legitimados para detener”.

Añade que los policías “alegaron recibir un empujón del denunciante por lo que su actuar lo era en evitación e investigación de un supuesto delito o falta (delito leve)” y concluye que “nada irregular se advierte ni se prueba del actuar el día de los hechos probados por parte de los acusados. En todo caso la detención del denunciante M. L. G. duró apenas unas horas, fue puesto en libertad el mismo día, por lo que el delito no está probado ni acreditado en autos de las pruebas del juicio oral”.

El Tribunal de la Sección Quinta considera que el parte médico y la fotografía aportados por el denunciante son insuficientes para demostrar que los policías acusados le agredieron.

Respecto a la fotografía aportada, la sentencia explica que “si bien contamos con algún indicio de poder ser verdad tal agresión en la cara del sr. G., a través de la declaración testifical de sus amigos, que lo esperaron al salir de la Policía, lo bien cierto es que no se acreditó ni siquiera la existencia de tales lesiones al no estar comprobado ni ser posible demostrar que la fotografía de autos corresponde al día de los hechos o a otro distinto”.

Las mismas dudas pesan sobre el informe médico. El facultativo de urgencias que atendió al denunciante un día después “apreció una contusión mandibular y un tapón de cerumen” pero al haber transcurrido casi 24 horas desde la supuesta agresión el Tribunal considera que “existen muchas dudas de la relación de causalidad entre tal lesión y la actuación de los acusados”.

Sobre este extremo, la Sala manifiesta su extrañeza de que ni el denunciado ni su abogado pidieran en comisaría, cuando estaba detenido, ser visto por un médico “para asegurar o probar las lesiones padecidas en un momento concreto y determinado”.

Escriba un comentario