5 razones por las que invertir en beneficios sociales para empleados

5 razones por las que invertir en beneficios sociales para empleados
5 razones por las que invertir en beneficios sociales para empleados
La V Edición del Estudio Millennial Survey, realizado por Deloitte, situaba la conciliación laboral y la flexibilidad como dos de los aspectos más valorados por la Generación Y. Sin embargo, otros estudios revelan que la preocupación por estas cuestiones laborales implica no solo a los Millennials, sino a los trabajadores de generaciones anteriores. Pero, ¿cómo repercute en los resultados empresariales invertir en la felicidad de los trabajadores?
Cada vez más los empleados, vengan de la generación que vengan, se muestran muy preocupados ante cuestiones relacionadas con la conciliación de la vida laboral y personal.
Son varios los estudios que, además de fijar los niveles de interés por estas cuestiones, han constatado los beneficios que suponen para las empresas y su productividad, invertir en la mejora del nivel de satisfacción de sus trabajadores.
Por ello, Up SPAIN, especialista en la gestión de beneficios para los empleados, ha elaborado un ranking con las cinco principales consecuencias positivas que tiene para las empresas destinar recursos a la mejora de la calidad de vida de sus plantillas de trabajo.
1. Productividad
Un de los principales efectos positivos, que tiene iniciar acciones que mejoren las condiciones laborales de los empleados, tiene que ver con la capacidad de los trabajadores para gestionar el tiempo laboral y que éste sea productivo. Cuestiones como la incentivación de la motivación, el aumento de la concentración a partir de la inversión en equipos y espacios de trabajo adecuados, así como la implicación y engagement con la cultura de la empresa son claves para favorecer la consecución de objetivos productivos a corto y medio plazo.
2. Innovación
Con el fin de generar ese compromiso con la empresa, las compañías tienden a preocuparse por cuestiones relacionadas con la inversión en tecnología para el trabajo, especialmente, en materia de movilidad, introducción de hábitos saludables a través de los tiempos de comida, la disposición de espacios específicos para el descanso o el deporte, la seguridad, etc. Todo ello, revierte en una necesidad de actualización constante que, como empresa de éxito, se debe tener.
3. Compromiso y satisfacción
Invertir en la felicidad laboral supone un beneficio para las corporaciones en cuanto a su tarea de atraer y retener al mejor talento en sus filas de trabajo. A través de medidas de fortalecimiento de las relaciones entre la empresa y sus empleados, cuestiones como el compromiso y satisfacción, aumentan en la misma medida en la que se promueven acciones relacionadas con la mejora de la conciliación laboral.
4. Competitividad
Tener empleados productivos y leales dentro de una estructura basada en la innovación revierte directamente en los niveles de competitividad empresarial. Esta capacidad de permanencia y superación de los retos que los mercados de negocio actuales plantean, se encuentran directamente relacionados con la capacidad de las empresas por adaptarse a las nuevas tendencias laborales, como el coworking o el networking, basadas en la flexibilidad horaria y de entornos de trabajo. Además, la adaptación de estas medidas implica una mejora del clima laboral y de la satisfacción de los empleados, que ven cómo sus niveles de estrés laborales vas disminuyendo, mejorando su capacidad de concentración y productividad.
5. Efectividad
Todos estos procesos conforman, a nivel global, una estrategia empresarial que busca, ante todo, aumentar el rendimiento de la organización. Invertir en una única acción limita su efecto en términos de productividad, motivación y alcance de objetivos. Por tanto, aquellas compañías que llevan a cabo una serie de actuaciones de mejora de los beneficios sociales de sus empleados, logran una mayor efectividad en sus resultados y permiten que éstos se extiendan hacia otras áreas externas como, por ejemplo, la percepción de los clientes de la imagen de la empresa.

La V Edición del Estudio Millennial Survey, realizado por Deloitte, situaba la conciliación laboral y la flexibilidad como dos de los aspectos más valorados por la Generación Y. Sin embargo, otros estudios revelan que la preocupación por estas cuestiones laborales implica no solo a los Millennials, sino a los trabajadores de generaciones anteriores. Pero, ¿cómo repercute en los resultados empresariales invertir en la felicidad de los trabajadores?

Cada vez más los empleados, vengan de la generación que vengan, se muestran muy preocupados ante cuestiones relacionadas con la conciliación de la vida laboral y personal.

Son varios los estudios que, además de fijar los niveles de interés por estas cuestiones, han constatado los beneficios que suponen para las empresas y su productividad, invertir en la mejora del nivel de satisfacción de sus trabajadores.

Por ello, Up SPAIN, especialista en la gestión de beneficios para los empleados, ha elaborado un ranking con las cinco principales consecuencias positivas que tiene para las empresas destinar recursos a la mejora de la calidad de vida de sus plantillas de trabajo.

  • Productividad

Un de los principales efectos positivos, que tiene iniciar acciones que mejoren las condiciones laborales de los empleados, tiene que ver con la capacidad de los trabajadores para gestionar el tiempo laboral y que éste sea productivo. Cuestiones como la incentivación de la motivación, el aumento de la concentración a partir de la inversión en equipos y espacios de trabajo adecuados, así como la implicación y engagement con la cultura de la empresa son claves para favorecer la consecución de objetivos productivos a corto y medio plazo.

  • Innovación

Con el fin de generar ese compromiso con la empresa, las compañías tienden a preocuparse por cuestiones relacionadas con la inversión en tecnología para el trabajo, especialmente, en materia de movilidad, introducción de hábitos saludables a través de los tiempos de comida, la disposición de espacios específicos para el descanso o el deporte, la seguridad, etc. Todo ello, revierte en una necesidad de actualización constante que, como empresa de éxito, se debe tener.

  • Compromiso y satisfacción

Invertir en la felicidad laboral supone un beneficio para las corporaciones en cuanto a su tarea de atraer y retener al mejor talento en sus filas de trabajo. A través de medidas de fortalecimiento de las relaciones entre la empresa y sus empleados, cuestiones como el compromiso y satisfacción, aumentan en la misma medida en la que se promueven acciones relacionadas con la mejora de la conciliación laboral.

  • Competitividad

Tener empleados productivos y leales dentro de una estructura basada en la innovación revierte directamente en los niveles de competitividad empresarial. Esta capacidad de permanencia y superación de los retos que los mercados de negocio actuales plantean, se encuentran directamente relacionados con la capacidad de las empresas por adaptarse a las nuevas tendencias laborales, como el coworking o el networking, basadas en la flexibilidad horaria y de entornos de trabajo. Además, la adaptación de estas medidas implica una mejora del clima laboral y de la satisfacción de los empleados, que ven cómo sus niveles de estrés laborales vas disminuyendo, mejorando su capacidad de concentración y productividad.

  • Efectividad

Todos estos procesos conforman, a nivel global, una estrategia empresarial que busca, ante todo, aumentar el rendimiento de la organización. Invertir en una única acción limita su efecto en términos de productividad, motivación y alcance de objetivos. Por tanto, aquellas compañías que llevan a cabo una serie de actuaciones de mejora de los beneficios sociales de sus empleados, logran una mayor efectividad en sus resultados y permiten que éstos se extiendan hacia otras áreas externas como, por ejemplo, la percepción de los clientes de la imagen de la empresa.

Escriba un comentario